domingo, 28 de febrero de 2010

A MI PADRE GRANADERO

¿Estás muy cansado, papá?
quiero platicar contigo
hablar como lo que somos
más que parientes, amigos.

Deja que guarde tu casco
y que te quite las botas
que te ponga las pantuflas
mientras mamá trae la sopa

Tú sabes cuánto te quiero
cuánto también te respeto
que me gusta que me mimes
que me eduques con tu ejemplo

Y cuándo te he preguntado
cuál es el trabajo tuyo
tú, mirándome a los ojos
me has dicho con mucho orgullo:

“Mi labor es importante
lo digo de corazón
cuido que los delincuentes
no dañen a la Nación

Vigilo que nuestra Patria
camine rumbo al progreso
por un sendero de gloria
de orden y de respeto

Porque debes saber, hijo
es tu deber entenderlo
que hay personas criminales
que destruyen lo que es bueno”

Y yo siempre te he creído
nunca he dudado de ti
sin embargo, papacito
me lastimó lo que vi

En los Diarios y en la Tele
tu imagen fue publicada
no golpeabas a bandidos
atacabas gente honrada

Con tu tolete siniestro
herías a mi maestro
por cometer el “delito”
de solicitar aumento

Aún no puedo creerlo
dime tú que no es cierto
que lo que vi fue mentira
que se trata de un invento. . .


¿Por qué te quedas callado?
¿Por qué bajas la mirada?
¿Por qué tus labios de padre
ahora no dicen nada?

Entonces, papá, ¿Fue verdad?
¡Tu silencio lo confirma!
¡Golpeas gente inocente
para ganarte la vida!

Y tú que eras mi héroe
ese que admiro y venero
“El Señor de la Justicia”
“El defensor de los buenos”

Tu imagen está manchada
mi confianza diluida
me da pena ser tu niño
perdona que te lo diga

Sólo queda la esperanza
como un granito de alpiste
que reflexiones y digas
que no sabes lo que hiciste

Que te engañaron los monstruos
que drogaron tu cerebro
que te cegaron los ojos
unos hijos del averno

Viejo, di que eso pasó
que no tuviste la culpa
que no quisiste golpearlos
que les ofreces disculpas


Porque quiero que tú sepas
y que te quede bien claro
que al golpear a mi maestro
también a mi me has golpeado

Pegándole a profesores
le pegas a mi educación
le pegas a mi futuro
le pegas a mi Nación

Tus botas de Granadero
son símbolo de tortura
dan patadas a la ciencia
pisotean a la cultura

Si por tu grado de estudios
no tienes mejor oficio
no permitas que mañana
“Granadero” sea tu hijo

Más vale ser lavaplatos
barrendero o cargador
pero con la cara en alto
con vergüenza y con honor

Si tú quieres mi buen padre
tu camino enderezar
mañana por la mañana
vete pronto a renunciar

Le avientas el uniforme
en la cara al Presidente
y diles a los maestros
que ya eres padre conciente

Que lucharás junto a ellos
por nuestros libros de texto
por becas para tus hijos
por un mayor presupuesto. . .


Cena, padre, ya no llores
que me partes el corazón
los dos juntos este día
aprendimos la lección

Los maestros con sus marchas
con sus consignas en coro
nos van enseñando, papila dignidad y el decoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada